El cuidado del calzado en verano, requiere una pautas distintas y un poco más específicas. Esto es debido a que durante el verano pasamos más tiempo en el exterior, los niños juegan en la calle y viajamos mucho más, por lo que debemos cuidar de nuestro calzado para que nos acompañe durante todos los meses de buen tiempo.

Claves para cuidar el calzado de verano

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la limpieza. Si dedicas unos minutos a la limpieza de tus zapatos tras cada uso, la suciedad no se acumulará y la tarea será mucho más sencilla, luciendo siempre un calzado bonito y con aspecto impecable. Es importante elegir el producto y las herramientas adecuadas para cada material.

cuidados para zapatos en verano

Por ejemplo, los cuidados de las sandalias de material como la napa son sencillos y ofrecen buenos resultados en pocos minutos. Puedes limpiarlas con un paño de algodón humedecido, y disimular los roces con cremas o tintes del mismo color. Para limpiar tus zapatos de ante, utiliza un cepillo de cerdas suaves en seco para eliminar el polvo, o humedecido con agua y jabón neutro para eliminar las manchas localizadas.

Un calzado muy versátil en verano son las zapatillas de lona, ideales para caminar al aire libre y también muy usadas por los niños. En cuanto a su limpieza, se pueden lavar en la lavadora con un programa de agua fría, quitando previamente los cordones y las plantillas, por lo que no debes temer que tus hijos manchen sus zapatillas en el parque, ya que son el mejor calzado para jugar, y además mantienen la sujeción de sus pies.

En cuanto al almacenamiento de los zapatos, evita guardarlos húmedos o sucios, ya que el material se deteriora más rápidamente. Para tus zapatos más delicados, te aconsejamos que utilices hormas que mantienen su forma, o en su defecto papeles de periódico en su interior, para que luzcan como el primer día. También es aconsejable guardarlos en sus cajas, ya que los protege del polvo y otros factores.

Y como en el verano nos desplazamos con más frecuencia, también es importante seguir algunos consejos a la hora de preparar la maleta. Si bien en muchas ocasiones la falta de espacio hace que queramos amontonar los zapatos, procura guardar cada par
en compartimentos separados. Un buen truco es usar pequeñas bolsas de tela individuales, muy prácticas y que ocupan poco espacio.

Con estos sencillos consejos sobre los cuidados del calzado, tus zapatos se mantendrán como nuevos durante todo el verano con poco esfuerzo, acompañándote en tus viajes y escapadas al aire libre.