Viajando a lomos de los libros

0
408
Rebajas Otoño-Invierno 2019

Cada 23 de Abril celebramos que hay una magia escondida en letras, espacios y signos negros sobre blanco, (con permiso de La Historia Interminable), que es capaz de hacernos llegar a lugares desconocidos, imaginarios o reales, que nos permite colarnos en los “zapatos” de muchos personajes, lejanos o cercanos a nosotros. Y como de zapatos, nosotros algo sabemos, hemos querido recopilar personajes que de un modo u otro han sido esenciales en nuestro imaginario colectivo gracias a sus zapatos, que de algún modo también nos los hemos calzado.

Ya Hermes, en la antigua Grecia e inicio de las grandes historias épicas, poseía unas sandalias únicas, con las que muchos y muchas hemos soñado. Sus sandalias aladas le permitían pasar del Olimpo al mundo terrenal y así se convirtió en el mensajero de los dioses, labor de gran importancia dada la ajetreada vida de sus deidades.

En el siglo XVII, desde una Francia convulsa, pero aún lejana de la futura revolución, Charles Perrault escribió historias repletas de fantasía, magia y zapatos protagonistas. Pulgarcito con sus botas de siete leguas, El gato con Botas y Cenicienta nos han acompañado durante siglos y nos siguen haciendo soñar con calzados que otorgan poderes excepcionales.

Saltando unos siglos y comenzando el siglo XX, justo en el 1900, con firma de L. FrankBaum se publicó en Chicago por primera vez, El Mago de Oz. Una historia donde habitamos con lugares comunes y unos zapatos rojos que nos recuerdan que no hay lugar como el hogar, por muy lejos que estés.

Viajamos ahora a tierras andaluzas y nos colamos en el imaginario femenino de Lorca. “La zapatera prodigiosa”, obra teatral estrenada en 1930, un texto intenso y apasionante de leer.

Subiendo camino al norte, y pensando en esas botas que acompañan al viajero nos quedamos con “Viaje a la Alcarria” de Camilo José Cela y una de los párrafos de sus primeros capítulos: “El viajero tiene su filosofía de andar, piensa que siempre, todo lo que surge, es lo mejor que puede acontecer. Se va mejor a pie, andando por el medio de la calle, oyendo cómo rebota sobre las casas el sonar de la clavazón del calzado. […]

Seguro que se nos quedan muchas narraciones, historias y cuentos en el tintero, pero eso os lo dejamos a vosotros y vosotras. Estaremos encantados de seguir soñando entre páginas de libros recomendados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here